Según publicó el Portal de Ricardo David,la organización criminal operaba en distintos barrios de la capital entrerriana, como el Antártida Argentina, Paraná XVI y San Agustín y se extendía a las ciudades de San Benito, Viale, Hernandarias, Nogoyá e incluso hasta Santa Fe, Santo Tomé y Alto Verde.

Se trata de una organización criminal que se dedicaba a la comercialización de cannabis sativa en su modalidad de menudeo y que también aprovisionaba a otras estructuras criminales de menor dimensión.

El último golpe dado por la Justicia ocurrió recientemente cuando policías federales irrumpieron en un campo de Colonia Avellaneda y detuvieron a varias personas que en el momento descargaban un cargamento de más de trescientos kilos de marihuana desde una avioneta.

En dicha oportunidad cayeron quienes serían integrantes de la banda, la mayoría familiares de los lideres, así el padre de ambos, Eduardo Ramón Celis; el hombre que los crió, Miguel Carmelo Leguizamón, su esposa, Miguela Valde; y María Fernanda Orundes Ayala y Yamila María José Corradini, parejas de Daniel y Miguel Celis, respectivamente, entre otras personas.
Ahora fuentes extrajudiciales dejaron trascender que habrían también imputado al intendente de Paraná, Sergio Varisco, en virtud de las escuchas que lo sindicarían como responsable de haberse financiado de dinero proveniente del narcotráfico.

Asimismo, se supo, que del material probatorio habría generado una terrible hipótesis en la Justicia: la existencia de lazos estrechos entre la organización criminal dedicada al narcotráfico y la gestión municipal del intendente de Paraná, Sergio Varisco.

Esa hipótesis sonó muy fuerte entre los mentideros políticos de Paraná en 2015, durante la campaña hacia la intendencia de Varisco, pero hasta ahora no había traspasado los límites del rumor.
Hace un tiempo la justicia, luego de avanzar en la línea de investigación, más allá de las responsabilidades y roles de los hoy detenidos, según los mentideros policiales, buscó determinar si existió una contraprestación entre Varisco y Celis y su banda por los favores recibidos en la campaña, y que tipo de prestación brindó este último al intendente.

Sobre esta línea, y en virtud de las escuchas, habría encontrado merito en las pruebas para determinar la imputación de Varisco.

Asimismo, se supo que la imputación recaería sobre una de sus funcionarias, Griselda Bordeira, otra de las mencionadas en las escuchas y que fuera llamada como testigo recientemente.

Por otro lado se conoció que virtud de este difícil panorama que atraviesa la gestión, el secretario de seguridad municipal, Ricardo Frank, no se habría presentado a trabajar.

Comentarios