Actualmente se encuentra paralizada la planta de incubación y a los trabajadores se les dieron vacaciones anticipadas pagas por 15 días. Según explicó el dirigente gremial, la medida se toma “por sección, siguiendo la cadena”. Por esa razón, en septiembre “arrancarían las licencias en la parte del frigorífico”, que es donde se encuentra el grueso del personal.

La decisión se tomó por una “reducción de la producción”, indicó Vereda y reconoció que hay preocupación “porque a futuro va a haber menos producción, menos horas de trabajo y van a ir achicándose los frigoríficos, ese es el temor”.

La planta emplea a unas 530 personas en Concepción del Uruguay.

Comentarios